Alberto Vallés

Fue alumno del Grado Medio de FP Cocina en el CIFP Ciudad de León y finalizó en junio de 2020.

Cocinero vocacional, había trabajado los veranos en hostelería desde los 16 años, y buscaba unas prácticas internacionales. Estaba seguro de que las becas Erasmus+ eran una “oportunidad muy buena para poder viajar y saber empezar a ser más independiente, al mismo tiempo que aprendía y me seguía formando en la cocina y en un restaurante tan bueno”.

Alberto Vallés en Restaurante BON BON

Lo que más me sorprendió

Alberto hizo sus prácticas en el Restaurante BonBon, en Carvoeiro (Portugal), y cuenta que lo que más le sorprendió fue “lo que te ayuda ponerte en otro punto de vista, ver tu profesión y tu vida en general desde otro ángulo. Y también lo acogedoras que fueron las personas con las que trabajé.”

Aprendizaje

Estas prácticas le aportaron una visión diferente del oficio, pues “me ayudaron a tener continuidad en la empresa: saber cómo manejarme y conocer mis habilidades”. En relación a sus experiencias prácticas anteriores “fueron parecidas, pero conociendo muchos nuevos lugares, personas…”.

Está seguro de que podrá practicar lo aprendido y le servirá en los empleos que tenga en el futuro.

Mario y Alberto en la playa

Idioma

Con el idioma portugués “no hubo problema: me acogieron muy bien y entendieron que no era fácil hablar o entender un idioma distinto en tan poco tiempo, tuvieron mucha paciencia y además fue la mejor forma de aprender: soltándome a hablar y expresarme”.

 

Para quien se está pensando solicitar Erasmus+

Alberto insiste en que nadie debería dudar ante una oportunidad de prácticas Erasmus+: “es una experiencia que te enriquece mucho y ahora que somos jóvenes es el momento de aprender y viajar”.